De acuerdo con el Ministerio de Salud de Brasil, durante la última semana se incrementó el número de casos de microcefalia en recién nacidos relacionados con el virus Zika en el país, pasando de 583 a 641.

Además, se han registrado otros 4.222 casos posibles y se han descartado 1,046 porque no se constató la malformación en los bebés o porque ésta no fue causada por agentes infecciosos.

La microcefalia, malformación en la que el cráneo no se desarrolla por completo y puede causar atrofia cerebral, ya ha causado la muerte de 139 bebés en Brasil, incluyendo los decesos de recién nacidos y abortos espontáneos de fetos afectados por la enfermedad.

El pasado mes de noviembre, el gobierno brasileño decretó el estado de emergencia sanitaria a nivel nacional, y el pasado 1 de febrero la OMS decretó una emergencia sanitaria de nivel internacional a causa de la rápida propagación del Zika.