Las encuestas fueron la nota de ayer. Principalmente dos: 1) la del Periódico Reforma realizada entre el 24 y 27 de mayo, que daba a López Obrador una ventaja de 2 a 1 sobre Ricardo Anaya (52% v.s. 26%) y que colocaba a Meade en un no tan lejano tercer lugar con sólo el 19% de las preferencias; y 2) la de Pop Group publicada por La Jornada, que colocaba a AMLO con el 32% de las preferencias, seguido de Meade con el 26%. con el panista en tercer lugar con un 24%.

Da la peculiaridad, sin embargo, que la de Pop Group consideraba también el voto de los indecisos, que en total era el 14%. De estos, el 38% votaría por Meade y sólo el 8% por Andrés Manuel (de lo que se lee, rápidamente, que al menos entre los encuestados, Andrés Manuel ya tiene un voto duro consolidado). Agregando el voto de los indecisos, Meade estaría sólo 1.8% puntos por abajo de López Obrador. Es decir, en empate técnico con el representante de ‘Juntos Haremos Historia’.

El periódico Reforma, por otro lado, incluye el cambio de la preferencia de los candidatos con respecto a mediciones anteriores. Del 2 de mayo, según la encuesta del periódico, López Obrador subió 4 puntos (tenía 48), mientras que Anaya perdió la misma cantidad (tenía 30). Meade subió dos puntos, de 17 el 2 de mayo a 19.

En ambas mediciones, el Bronco tiene una preferencia de entre el 1 y 2%, lo que coincide con otras encuestas en las que no le dan al independiente más de 3 puntos que incluso podrían llegar a bajar, considerando las acusaciones que el Instituto Nacional Electoral hizo al candidato de haber utilizado dinero ilícito en su proceso de firmas.

De ambas encuestas podemos destacar algunas similitudes:

1) López Obrador se mantiene como líder, aunque la diferencia entre ambas es abismal: Una, la de Reforma, le da una ventaja de 2 a 1 al representante de ‘Juntos Haremos Historia’, mientras que la otra, de Pop Group, considerando la inclinación de los indecisos, lo coloca en un empate técnico.

2) Anaya va a la baja, mientras que Meade sube. La posición en la que cada uno se encuentra es en lo que difieren.

RESULTADOS DE LAS ESTRATEGIAS DE MORENA Y EL FRENTE

Los resultados de estas encuestas bien podrían leerse como las consecuencias de la estrategia adoptada por los diferentes candidatos, especialmente durante los días previos al segundo debate, y después de éste.

1) Más notable (que no quiere decir buena) fue la de Ricardo Anaya, que adoptó un discurso reiterado pidiendo el voto útil, en un intento de llevarse al bolsillo a los votantes de Meade para que López Obrador no llegue a la Presidencia.

Claro está, considerando los resultados de las encuestas -ambos negativos para el panista- que esta estrategia no ha rendido resultados. Muy por el contrario, parece haber no sólo frenado el avance del frentista, sino hacerlo retroceder.

En el equipo de Anaya saben que pedir ‘el voto útil’ no rindió frutos. Por un lado, considero que no fue bien recibido por el público -especialmente el de las redes sociales- y por otro, que no se lograron los acuerdos políticos para operarlo. El Presidente Peña Nieto, por ejemplo, mandó a volar a los empresarios que pidieron que apoyara una eventual declinación de Meade a favor de Ricardo Anaya, según destacaron varios columnistas como Salvador García Soto, y hasta miembros del equipo de Andrés Manuel.

Incluso el mismo estratega de Anaya, Jorge Castañada, reconoció que los números no los favorecen en comparación con mediciones anteriores, lo que dice mucho, considerando que los políticos siempre tienen ‘sus propios números’ que siempre los ponen en primero.

2) En el caso de José Antonio Meade, su discurso desde antes del segundo debate dejó claro que, simplemente, no se prestará a darle su ‘voto útil’ a Ricardo Anaya. Algunas palabras que dirigió al candidato del Frente durante el encuentro en Tijuana lo dejaron claro. Las encuestas publicadas hasta antes de hoy, sin embargo, lo ponían en un seguro tercer lugar, por lo que mucha gente ya consideraba a Anaya como el retador ‘de facto’ de AMLO. Estos nuevos resultados -a los que se suma también los de la encuesta de México Elige, publicada por SDP Noticias, que lo ponen empatado con Anaya- podrían ser para la campaña de Meade una bocanada de aire fresco que lo devuelva a la contienda útil.

3) La estrategia de Morena, por otro lado, se centró en mantener el discurso de voto de castigo que ha promovido desde antes de la campaña. El hartazgo de la gente, combinado con un discurso cercano a la gente y propuestas llamativas le ha ganado un voto duro que difícilmente se moverá. En otras palabras, quien quiera votar por Morena difícilmente cambiará de parecer, no importa lo que haga o diga Andrés Manuel. Esto ya se probó después de ambos debates donde, claramente, Andrés Manuel no se sentía cómodo. Tampoco tras sus cancelaciones a eventos y negativas a participar en foros de universitarios, han cambiado las preferencias por López Obrador.

El voto de Andrés Manuel parece estar consolidado, pues sus seguidores consideran que lo que hagan o digan los otros candidatos es irrelevante, pues forman parte de la élite que, a su parecer, ha hecho tanto daño al país. Es por ello que los múltiples ataques en redes sociales, las acusaciones contra Néstora Salgado, sus participaciones incómodas en los debates, y el llamado de los empresarios a ‘votar responsablemente’ o ‘evitar el populismo’, han hecho a sus preferencias lo que el viento a Juárez. Más aún, hasta parecen fortalecerlo, puesto que la fuente de estos señalamientos es, siempre y sin excepción, ‘la mafia del poder’.

En conclusión: Tal parece que el 1ero de julio se enfrentarán dos votos: El voto de castigo y el coto útil.  Andrés Manuel parece tener el primero ganado, sólo hace falta que quienes se manifiestan a su favor tanto en las encuestas como en las redes, salgan a votar el primero de julio.  Anaya no ha logrado consolidar el segundo, por lo que tendrá que hacer un cambio radical en su operación. Los resultados encuestas recientes dan la oportunidad a Meade de intentar ganarse las preferencias de Anaya. Pues, le dan una base para decir que ‘sigue vivo’.

Faltan 31 días para las elecciones, esto está lejos de acabarse.

Escríbeme, @memocalzada

Sígueme en Facebook: Memo Calzada