Tomarse serlfies no es malo, pero puede llegar a ser peligroso, cada vez son más las personas que mueren intentando sacarse una foto en lugares peligrosos. En esta ocasión nadie murió, pero vaya que causó un gran desastre por tomarse una foto.

Ocurrió en una exposición celebrada en el The 14th Factory de Los Ángeles, Estados Unidos, un par de chicas se encontraban en el lugar y decidieron tomarse fotos frente a la exposición de unas coronas de madera, mármol, metales preciosos y otros materiales, sin embargo, una de ellas rompió las reglas establecidas y se colocó justo frente a una de las bases, perdió el equilibrio y provocó un efecto dominó que derribó una cuarta parte de las coronas.

Todo quedó capturado en las cámaras de seguridad del recinto.

Gloria Yu, una de las artistas que realizaron la exposición, confirmó que debido al accidente muchas de las obras fueron totalmente dañadas y agregó que «el costo aproximado del daño es de 200 mil dólares».

Fuente: Engadget