La tarde del domingo en la carretera Tláhuac cinco menores de edad perdieron la vida y cuatro más resultaron heridos luego de que un niño de 12 años estrellara un auto al conducir a exceso de velocidad.

Tras el accidente, el menor de edad quedó a disposición de las autoridades locales, pero este martes podría quedar en libertad debido a que la nueva reforma penal lo considera inimputable por su edad.

En el auto viajaban nueve menores de edad, cinco de los cuales fallecieron de manera instantánea y cuatro más resultaron con heridas de diferentes gravedades.

Un niño de 10 años, el más pequeño de los que viajaban en el auto, se salvó al hacerse ‘bolita’ entre el asiento trasero y los respaldos de los delanteros. Cuando el auto dejó de moverse, salió del auto y vio los cuerpos de sus amigos, algunos de ellos desmembrados, por lo que corrió más de 500 metros hasta la casa de su primo Kevin, quien falleció en el accidente. Ahí dio aviso a sus parientes que a su vez alertaron a las autoridades.

De acuerdo con los péritos de la procuraduría capitalina, los cuerpos de los menores estaban a cinco metros de distancia entre cada uno y algunos de ellos tenían partes del cuerpo completamente arrancadas por la fuerza del impacto.

Los familiares de las víctimas aseguran que ocho de los niños que viajaban en el auto eran amigos y estudiaban juntos, pero a Luis Eduardo, el conductor del vehículo, no lo conocían.

Por su parte, los sobrevivientes del accidente declararon que los niños salieron de las festividades de Santa Catarina Yecahuízotl el pasado domingo cuando Luis Eduardo se acercó a Diana y a Brisa y las invitó a subir a su auto.

Minutos después volvieron por Kevin y sus amigos para llevarlos hasta el pueblo, pero en el camino Luis Eduardo aceleró hasta los 150 kilómetros por hora y cuando perdió el control se estrelló con un muro de contención, se volcó y se estampó contra un árbol.

Tras el accidente se inició la carpeta de investigación CI-FNNA/57/UI-2C/D/00293/02-2018 por el delito de homicidio culposo por tránsito vehicular, sin embargo, el responsable no podrá ser juzgado por la ley al ser menor de edad.

De momento las autoridades se encuentran investigando a los padres del menor para deslindar responsabilidades y descubrir por qué el niño tenía las llaves del auto. Los tutores del menor podrían ser sancionados por la omisión que derivó en la tragedia.

[Con información de El Universal]