El Gobierno mexicano se encuentra considerando la posible venta de un amplio terreno, hasta ahora ocupado únicamente por una base militar con amplias áreas verdes y que es uno de los pocos lugares que no han sido tocados por el desarrollo urbano en la entidad.

El terreno tiene una extensión de 125 hectáreas, casi cuatro veces el tamaño de Disneylandia, y será puesto a la venta debido a que ya no es necesario para los militares y no ofrece ningún uso para otras instituciones públicas.

Las zonas cercanas al terreno se venden a un precio promedio de 24 mil pesos por metro cuadrado, por lo que los expertos calculan que el sitio podría alcanzar los mil millones de dólares en una subasta.

De concretarse la venta del terreno, este podría convertirse en «el proyecto de desarrollo más importante en Latinoamérica», de acuerdo con Rodrigo Suárez, director de operaciones de la firma mexicana de capital privado Hasta Capital, aunque esto depende en parte de si el Gobierno venderá el terreno tal y como está o si hará un cambio en la clasificación del terreno que pudiera permitir una construcción altamente lucrativa.

Los terrenos vacíos son difíciles de encontrar en la Ciudad de México, por lo que muchas veces los interesados en construir grandes proyectos deben tocar de puerta en puerta para tratar de comprar edificios de propietarios que con frecuencia son reacios a vender.

[Con información de El Financiero]