En al menos cinco estados de la república, carniceros y comerciantes ofrecen carne de caballo como si se tratara de carne de res sin que nadie lo notara, alertó la organización no gubernamental Humane Society Internationa.

De acuerdo con la ONG, se detectó la venta de carne de caballo en diferentes carnicerías, mercados, tianguis y puestos ambulantes en la Ciudad de México, Chihuahua, Hidalgo, Aguascalientes y Zacatecas.

La investigación fue realizada por expertos de la Facultad de Veterinaria de la UNAM, y consistió en el análisis de 433 muestras de carne cruda y cocida vendida en tacos, gorditas, burritos y como milanesa.

De acuerdo con el estudio, los comerciantes realizan esta práctica debido a la falta de controles sanitarios y a los ingresos que pueden obtener con la venta de carne de caballo, pues, por ejemplo, en la Ciudad de México el kilo de carne de caballo cuesta 70 pesos contra los 140 pesos que cuesta el kilo de carne de res.

El análisis no solo reveló el origen de la carne, sino que logró detectar clembuterol, cuya ingesta se encuentra prohibida, en el 65 por ciento de las pruebas revisadas.

Fuente: El Universal