Un total de mil 430 hectáreas de vegetación (especialmente pastizal y árbol semi-desértico) han sido consumidas derivado de un incendio que lleva cuatro días sin poder controlarse, especialmente en los municipios de El Marqués y Colón.

En entrevista con el Diario de Querétaro, los jefes de bombero de las dos demarcaciones, Óscar Guevara y Gerardo Bárcenas, respectivamente, señalaron que un total de 110 personas trabajarán este jueves para continuar con las labores para terminar con las llamas, pues por protocolo, los trabajos pararon durante la noche del miércoles.

Para determinar las magnitudes del incendio que también afecta el municipio de Tequisquiapan, las autoridades se han valido de herramientas tecnológicas como son los drones.

Los jefes de bombero indicaron que no se ha podido controlar el fuego debido a los vientos cambiantes que hacen que las llamas se extiendan por hectáreas y hectáreas de terreno.

El incendio comenzó en la comunidad de El Lobo, perteneciente al municipio de El Marqués.

También trabaja personal de la Comisión Nacional Forestal (Contador), Ejercito Mexicano, la Secretaria de Desarrollo Agropecuario (Sedea) y Protección Civil estatal para mitigar las llamas.

De acuerdo a un comunicado de Protección Civil el pasado miércoles, las zonas más afectadas hasta el momento eran la comunidad de Navajas, en El Marqués; y Nogales, en Colón.

Los bomberos entrevistados por el Diario de Querétaro aseguraron que no se presenta riesgo para la población, pues las llamas no alcanzan mucha altura y su avance es lento.