La primera película de Jurassic Park es un película de culto que marcó la infancia de millones, a pesar de eso, cuenta con una serie de errores técnicos: los raptores no vivieron durante el periodo jurásico, los velociraptores tenían plumas, no escamas, y el error que ha sido descubierto más recientemente es el de la imagen que encabeza este artículo porque al parecer, los tiranosaurios no podían correr.

Anteriormente se creía que los tiranosaurios podían alcanzar una velocidad en carrera de hasta 75 kilómetros por hora, es decir, eran mucho más rápidos que el ser humano más veloz del mundo, Usain Bolt, cuyo récord de velocidad es de 44.4 kilómetros por hora.

Esta teoría era creída y apoyada por muchos, pero una investigación de la Universidad de Manchester reveló que los tiranoasurios no pueden correr y de intentar hacerlo sus patas se romperían.

«Los músculos necesitan poder generar potencia suficiente para permitir un movimiento de alta velocidad, pero al mismo tiempo el esqueleto tiene que poder manejar la fuerza generada por esa velocidad. Ahí es cuando falla. El esqueleto del tiranosaurio no es lo suficientemente fuerte para correr», explicó el profesor William Sellers, de la Escuela de Ciencias de la Tierra y el Medio Ambiente de la universidad.

Con ayuda de una simulación que se jacta de ser la más precisa hasta el momento, los investigadores lograron concluir que el tiranosaurio estaba limitado a una velocidad de 5 metros por segundo, lo que equivale a 18 kilómetros por hora, menos de la mitad del máximo alcanzado por Usain Bolt.

Esta investigación ha demostrado a los investigadores que los tiranosaurios no eran capaces de cazar propiamente a los animales más rápidos, por lo que debían valerse de emboscadas para alimentarse o incluso ser criaturas carroñeras.

Fuente: Excélsior