La Organización Panamericana de la Salud (OPS) solicitó a los gobiernos de la región dar prioridad a la salud mental en la recuperación de la pandemia por COVID-19, con mayor financiación para programas de prevención, principalmente dirigidos a las comunidades más vulnerables.

Nestor Méndez, copresidente de la comisión, destacó que a comienzos de 2021 todavía quedaban cerca de 140 millones de niños y niñas que no podían ir presencialmente a clases en toda América, por lo que dicha situación ha provocado que muchas mujeres se vieran forzadas a abandonar su trabajo, además de verse expuestas a la violencia machista, aumentada durante el confinamiento.

«Ahora estamos en lo que podríamos llamar pospandemia. Estamos mirando cómo se abren esas puertas«, por lo que Campbell Barr reiteró que es el momento perfecto para invertir más recursos en la salud mental.