Todo parece indicar que los problemas no terminan para la compañía de vehículos privados, Uber, ya que a partir del 30 de septiembre, esta empresa no podrá operar en las calles de Londres, día exacto en el que expira su licencia, así lo anunció este viernes la autoridad de transportes de Londres, TfL, mientras que la empresa decidió recurrir.

«TfL concluye que Uber Londres no es apta para poseer una licencia de explotación de chóferes privados», explicó la autoridad en un comunicado.

Poco después, la compañía estadounidense anunció que recurrirá la decisión, lo que le permitirá seguir operando hasta que la justicia emita un fallo sobre este recurso.

Con información de El Economista.