A partir del próximo 1 de junio, los servicios digitales como Netflix, Spotify, Play Station y similares deberán pagar el Impuesto al Valor Agregado (IVA), es decir, un 16% a su costo actual. Ante esta situación, Netflix anunció un aumento en el precio de sus paquetes, método que otras empresas buscan imitar, pero en el caso de Uber las cosas serán diferentes.

De acuerdo con Uber, a pesar de este impuesto, los usuarios no verán un incremento en el precio del servicio, y aunque esto son buenas noticias para los miles de personas que todos los días utilizan la aplicación, no lo son para los operadores, pues al parecer, serán los conductores quienes absorban el impacto de este impuesto.

«Los socios conductores estarán sujetos al pago de Impuesto al Valor Agregado (IVA) sobre la tasa de servicio, con un valor variable desde 0.16% y hasta 6.8%, de la tarifa de cada viaje realizado a través de la aplicación de Uber», señaló la empresa.

La reforma aprobada por la gestión del presidente López Obrador señala que el IVA deberá ser agregado a «la descarga o acceso a imágenes, películas, texto, información, video, audio, música, juegos, incluyendo los juegos de azar, así como otros contenidos multimedia, ambientes multijugador, la obtención de tonos de móviles, la visualización de noticias en línea, información sobre el tráfico, pronósticos meteorológicos y estadísticas. Los de intermediación entre terceros que sean oferentes de bienes o servicios y los demandantes de los mismos. Clubes en línea y páginas de citas. La enseñanza a distancia o de test o ejercicios».

Con información de El Financiero.