Bajo el nombre de ‘Caza y captura deportiva en reservas nacionales de Alaska’, la administración de Donald Trump ha relajado las restricciones de caza de osos y lobos en esta región.

Gracias a esta medida, tanto el Servicio de Parques Nacionales como el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos permitirán un aumento en la caza y captura en las 10 reservas naturales de Alaska.

La medida no solo permite ahora que los cazadores disparen a osos y lobos, sino que les dejará cazar a los cachorros de estas especies.

En 2015, la administración de Barack Obama prohibió la caza de estos animales, así como algunas prácticas consideradas crueles e inhumanas.

Con información de UNO Tv.