De 11 millones de migrantes que residen en Estados Unidos, 8 millones se encuentran en la lista de ‘deportables’, esto debido a que el presidente norteamericano, Donald Trump, ampliara las categorías de inmigrantes que podrían ser deportados.

Según dos memorados que fueron vistos por personal de la agencia Reuters, el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, aprobó los documentos con los que cientos de miles de personas estarían sujetas a procedimientos de expulsión acelerados, incluso a los que no habían sido priorizados para la deportación por el presidente Obama.

Entre los ‘deportables’ también figuran personas que no han sido acusadas de un delito, pero que son sospechosas de cometer «actos que constituyen un delito penal imputable», lo que incluye a seis millones de personas que se cree que han llegado a Estados Unidos sin pasar por un cruce fronterizo designado.

De esta manera, los criminales que han sido acusados por delitos aun sin condenar serán priorizados para su deportación. Además, bajo este esquema, cerca de 750 mil personas que llegaron ilegalmente al país llevados por sus padres cuando eran niños podrían ser deportadas.

Trump también busca que se aumenten las fuerzas anti inmigrantes con la contratación de más de 10 mil agentes de inmigración y cinco mil de la patrulla fronteriza.

Fuente: Huffington Post.