El transporte público es un tema recurrente en Querétaro. Desde que tenemos memoria, tanto alcaldes como gobernadores han atendido este tema tan conflictivo. Los malos tratos de los choferes, unidades en mal estado y tremendos retrasos han sido el común denominador de este servicio, más allá de los «colores» de las administraciones.

La semana pasada, la administración de Francisco Domínguez Servién dio a conocer que el nuevo sistema de Tansporte Público -que vendrá a reemplazar al RedQ de Pepe Calzada- se llamará QroBus. Como parte importante de su campaña, el actual mandatario prometió una reforma «de pies a cabeza» de este sistema. Tanto así, que meses antes de dar a conocer los pormenores de QroBus, ya habían comenzado los trabajos en las calles para su implementación.

Aquí te dejamos las 5 cosas que debes de saber del nuevo sistema de Transporte Público:

1.- «Arrancará» sus motores para octubre de este año:

Durante el anuncio de Qrobus, el mandatario estatal dio a conocer que estará «rodando» para octubre de este año. No obstante, las pruebas comenzarán a realizarse durante las vacaciones de verano, en el mes de junio. Los concesionarios tienen hasta ese mes para renovar las unidades e implementar en los camiones todos los requerimientos del nuevo sistema.

 

2.- Carriles confinados con semáforos inteligentes

El sistema de Transporte Público contará con ejes troncales que tendrán paradas centrales, con asientos cómodos para usuarios. 

El tráfico que se ha ido incrementando en la zona metropolitana ha afectado severamente la eficacia del sistema de transporte. Las unidades a menudo se ven atoradas en medio del tráfico de las zonas más transitadas, lo que causa grandes retrasos tanto a choferes y checadores como a usuarios. Qrobus contempla la construcción de carriles exclusivos para las unidades de transporte público. Por ahora, se tienen contemplados tres ejes: Av. de la Luz, Constituyentes (desde Tejeda hasta la Universidad Cuauhtémoc) y Av. Revolución.

Según dio a conocer Domínguez Servién, las paradas a lo largo de estos ejes estarán equipadas con infraestructura cómoda y funcional para el usuario, así como semáforos inteligentes que apoyen para hacer más efectiva la dinámica de movilidad.

Los automovilistas que invadan estos carriles serán acreedores a una multa, similar a lo que ya pasa en la Ciudad de México.

 

3.- Una sola imagen para los tres municipios

Actualmente, los camiones siguen operando con la imagen de las empresas que, hasta enero del año pasado, eran concesionarias del servicio de Transporte Publico. El 12 de enero del 2016, de firmó el acuerdo por el que los diferentes líderes empresariales que otorgan el servicio prometían unirse en una sola empresa que será la única operadora.

Aunque sigue habiendo «grilla» entre los empresarios, es un hecho que se unificará la imagen del transporte en los tres municipios que conforman la zona conurbada. El logo tendrá que ser aprobado por los tres ayuntamientos, y para hacerlo un hecho, la legislatura local tendrá que aprobar una ley que será presentada por la oficina del Gobernador en los próximos días (lo cual no representará un problema, pues Domínguez tiene una cómoda mayoría en el Congreso).

 

4.- Se mantiene el sistema de prepago

El único vestigio que permanecerá del ya extinto Red Q en el nuevo QroBus, será el método de prepago por medio de una tarjeta recargable en OXXO y otras tiendas de autoservicio. Aunque hasta el momento no se ha dado a conocer si habrá algún cambio en la tarjeta o la forma de recargarla, el gobernador ya ha manifestado que para comodidad de los usuarios, podrán seguir usando la tarjeta del sistema anterior.

El nuevo sistema mantiene, además, las tarifas preferenciales para estudiantes y personas de la tercera edad.

 

5.- Mejoramiento de unidades

En marzo del 2016 se presentó la «Línea Express Piloto», una prueba del Transporte Público «como debería ser». 

El estado de las unidades de Transporte Público siempre ha sido objeto de una acalorada crítica, y con razón. Asientos rotos, sin suficiente espacio y frecuente vandalismo son solo algunos de los aspectos que más desatan el enojo de los usuarios.

Aunque el gobernador y su equipo no han hablado de planes específicos para que los socios de la nueva empresa de Transporte Público se vean obligados a mejorarlas, han introducido ordenes para que las viejas salgan de circulación, además de las compras de nuevos camiones con espacios para personas con discapacidad y mejores asientos.

En octubre de 2015, el mandatario anunció que ya se contaban con 130 millones de pesos para la compra de nuevas unidades que vayan con los estándares de calidad que el usuario requiere.

Que así se mantengan, claro, es otra cosa.

 

6.- No habrá aumento a la tarifa hasta que haya resultados

Ante los rumores de un posible incremento a la tarifa del Transporte Público (de esos que surgen una vez por mes), el gobernador anunció que los precios se mantendrán iguales hasta que Qrobus «muestre resultados». Esta declaración pareció no hacerle mucha gracia a los socios de la empresa, pues han optado por colgar cartulinas en los camiones en donde afirman que es necesario incrementar la tarifa para lograr los resultados esperados.

 

El Transporte Público no ha dejado de ser un enorme reto para los gobernantes. Cada uno ha intentado hacer frente a la situación muy a su manera. Aunque la problemática parece estar siendo «atacada» de la manera correcta por Domínguez Servién, no hay que olvidar que, al final, no importa lo que de diga en el papel, sino lo que se refleje en la realidad.

Escríbeme, @memocalzada