Al menos 20 personas murieron y 24 más resultaron heridas luego de que un hombre abriera fuego contra una multitud al interior de una iglesia en Texas. De momento no se ha confirmado, pero se habla de que el número de víctimas mortales ha aumentado hasta 27 personas.

El incidente ocurrió la tarde de este domingo en una iglesia de Sutherland Spring, una pequeña comunidad ubicada cerca de San Antonio, Texas.

De acuerdo con varios testigos, el agresor fue un hombre armado con un rifle semiautomático, quien entró al templo durante la celebración de la misa dominical del mediodía. Al menos cincuenta personas se encontraban en el lugar al momento del ataque.

Según señaló el portavoz de la policía, el sospechoso murió tras una breve persecución de los agentes, aunque se desconoce si fue él mismo quien se quitó la vida o si fue abatido por los agentes.

Este tiroteo ocurre apenas un mes después del registrado en Las Vegas, donde fallecieron 60 personas en un festival de música.