Una hembra de tiburón cebra tiene sorprendidos a científicos, ya que esta especie fue capaz de producir crías asexualmente en un acuario australiano, después de haber sido separada hace tres años del tiburón que había sido su pareja por mucho tiempo.

Aunque los investigadores se han encargado de observar los “nacimientos vírgenes” en vertebrados como los tiburones, rayas y reptiles, esta es la primera vez que se registra algo similar en un tiburón hembra reproduciéndose asexualmente después de haberse apareado con un macho.

De hecho, este es el tercer caso documentado de un vertebrado, de entre todas las especies, que transforma su estrategia reproductiva de sexual a asexual. Ya que anteriormente una raya águila y una boa constrictor, ambas en cautiverio, son las otras especies que han tenido este inusual cambio biológico.

El tiburón cebra hembra, llamado Leonie, vivió con su compañero macho en el acuario Reef HQ de Townsville, Queensland, entre 2006 y 2012.

Después de tener varias camadas de crías con esta pareja, Leonie fue trasladada a un tanque diferente por decisión del acuario, para reducir su programa de reproducción. Sin embargo, una de las crías hembras de Leonie, Lolly, también fue movida al mismo tanque de su mamá. En 2014, dos años después de estar separadas de los tiburones machos, tanto Lolly como Leonie pusieron huevos.

Tiburón

Una bióloga de la Universidad de Queensland, Christinte Dudgeon es quien ha estado trabajando en colaboración con el acuario Reef HQ por varios años. A principios de esta semana, publicó un informe sobre el inusual comportamiento sexual de Leonie en la revista Scientific Reports.

Dudgeon señaló que es usual el hecho de que los tiburones pongan huevos sin que haya un macho presente. “Es muy parecido a un pollo: dejan huevos estén fertilizados o no, si las condiciones son apropiadas”, mencionó la bióloga.

El personal del acuario notó que algunos de los huevos de Leonie contenían embriones y por curiosidad intentaron incubarlos, pero ninguno salió del cascarón.

Al siguiente año, Leoni y Lolly volvieron a poner sus huevos. Pero a diferencia de la última vez, en esta ocasión, tres de Leonie y dos de Lolly dieron crías.

“Hay dos explicaciones posibles para las crías de los huevos de Leonie”, indicó Dudgeon. “Una puede ser el almacenamiento de esperma, que ha sido documentada en varias ocasiones. Se sabe que los tiburones hembra guardan esperma de los machos por periodos extendidos”, explicó.

Tiburón

La otra explicación, continuó Dudgeon “es la partenogénesis (reproducción asexual). Este caso ha sido observado en varios tiburones, pero ninguno de ellos había tenido un apareamiento previo”.

El análisis genético de las crías de Leonie arrojó una homocigosidad elevada, lo que significa que hay más genes idénticos y menos diversidad. Esto apunta a la posibilidad de que pudieron haber sido concebidos asexual y no sexualmente a través del almacenamiento de esperma.

También hay varias teorías alrededor del inusual comportamiento de Leonie. “Una hipótesis es que en la naturaleza si, por alguna razón, los machos no pueden tener contacto con las hembras durante un periodo de apareamiento, ellas están en capacidad de mantener el linaje por una o dos temporadas más (a través de la reproducción asexual), hasta que puedan procrear de manera tradicional”, apuntó Tristam.

“La diversidad genética de los animales se reduce considerablemente usando este método de reproducción”, aclaró Dudgeon. “A largo plazo, necesitan diversificarse para poder adaptarse a su entorno».