Las autoridades afganas investigan la muerte a tiros de un niño afgano llamado “Wasil Khan”, Khan dirigió los combates contra los grupos insurgentes, al suplir a su tío herido.

Wasil Khan recibió dos disparos en la cabeza el pasado lunes cuando iba a comprar fruta cerca de su casa en Trinkot, capital de la provincia de Uruzgan (sur de Afganistán), y falleció en un hospital de la vecindad Kandahar al que fue trasladado en helicóptero.

El gobernador indicó que en la actualidad el niño era un estudiante de sexto grado sin participación alguna con el conflicto armado, después de que en junio del año pasado Khan dirigiera durante 43 días los combates contra los insurgentes en el distrito de Khas de esta provincia y fuera reconocido públicamente por ello.

Khan fue entrenado por su tío en el manejo de armas y tomó el mando después de que él resultara herido, según relató a Efe el propio Samad, un excombatiente talibán que hace cuatro años dejó a los insurgentes para unirse a las tropas afganas en el conflicto que desde hace más de 14 años castiga al país asiático.

«Aparentemente, fue asesinado por los talibanes por ser sobrino de un comandante de la Policía local, pero la investigación determinará si fue o no una venganza por haber combatido contra ellos», añadió.

La policía local de Uruzgan fue negligente con el chico pues las leyes internacionales prohíben la participación de menores en combates.

kHAN