Tras más de 100 años de pie, la icónica palmera de la Glorieta de la Palma en la Ciudad de México ha sido talada. El retiro de la palma fue necesario debido a que estaba infectada de un patógeno, que de acuerdo con los estudios realizados se trataba del ‘Hongo de la Pudrición Rosa de las Palmeras’.

Personal de la Secretaría de Medio Ambiente (SEDEMA) y de la Secretaría de Obras y Servicios (SOBSE) se hicieron cargo de la tala del ejemplar. Sobre la glorieta solo quedó parte de la base de la palmera.

Partes del ejemplar fueron trasladadas al Vivero Neza para ser sometidas a un tratamiento, y en caso de rescatar la madera, convertirla en artesanías u obras de arte para que puedan exhibirse en algún sitio de la capital.

Hasta el momento, el Gobierno de la Ciudad de México habilitó una página de internet para que la ciudadanía decida que tipo de árbol será colocado, entre las opciones se encuentra la palma canaria, una jacaranda, un sicomoro mexicano, una ceiba, un fresno, un ahuehuete, un árbol de la manita u otra opción.