La Empresa Samsung Electronics se vió obligada a suspender y hacer una revisión en todo el mundo de su más reciente lanzamiento «phablet», el «Galaxy Note 7», esto debido a la presencia de baterías defectuosas que llegaron a «explotar».

Koh Dong-jin, director de la división de telefonía de Samsung, mencionó que se suspenderá la venta del producto, además de ofrecer terminales nuevos a todo aquel que lo solicite. El directivo reconoció que muchos usuarios del nuevo «phablet», podrían estar preocupados debido a las posibilidades de que su dispositivo se queme durante el proceso de carga, como ha estado sucediendo desde que se lanzó al mercado dos semanas atrás.

Dong-jin indicó que, dependiendo del país, el proceso de revisión y canje puede durar más o menos teniendo en cuenta la disponibilidad de recambios, aunque dijo que tendrán «la mayor rapidez posible».

Desde que el «Galaxy Note 7» salió al mercado el pasado 19 de Agosto, varios usuarios se quejaron de que el teléfono se había prendido en llamas e incluso hubo algunos que subieron vídeos a la red para comprobar lo dicho anteriormente. Esto llevó a Samsung a abrir un investigación, arrojando los resultados que se dieron a conocer el día de hoy.

La empresa dijo que los problemas con el dispositivo se dieron debido a baterías defectuosas las cuales fueron instaladas en algunos móviles. El problema de las baterías habría surgido en 24 de cada millón de unidades vendidas alrededor del mundo, hasta ahora son 35 las reclamaciones presentadas por usuarios en torno a este tema.

Este caso sin precedentes para Samsung podría ser un duro golpe a la empresa surcoreana, que hace poco tiempo había recuperado su fuerza después de que Apple le ganará la partida de la alta gama de dispositivos en los pasados años.