Luego del escándalo que tuvo la cadena de cafeterías Starbucks en las últimas semanas, la empresa ha decidido que ahora dejará que cualquier persona utilice sus baños sin importar si son clientes o no.

De acuerdo con el director de la cadena, Howard Schultz, no desea que sus establecimientos se conviertan en baños públicos, pero confía en que el personal «podrá tomar la decisión correcta el cien por ciento de las veces».

Esta medida se toma luego de que el pasado 12 de abril se detuviera a dos hombres afroamericanos que estaban esperando a otras personas en uno de los establecimientos de la empresa, a uno de los detenidos se le impidió utilizar el baño mientras esperaba.

El empresario señaló que si bien los baños de Starbucks no son públicos, se mantiene una «política flexible» sobre ellos, por lo que incluso aquellas personas que no son clientes pueden utilizarlos si lo solicitan.

[Con información de El Universal]