El aficionado ecuatoriano que fue captado en vivo besando a una mujer en la KissCam y después soltándola de manera abrupta, hecho que se volvió viral en las redes sociales, rompió el silencio y dijo que era una víctima de lo que ocurrió. Dayvi Andrade no lo dudó dos veces al echarle la culpa a las mujeres, señalando que «ellas son las que se nos insinúan»

«La mayoría de las personas que me atacan y me juzgan son mujeres, y uno que otro men haciéndose los puritanos, pero nadie acepta la realidad que son realmente ellas las que se nos insinúan y nosotros caemos fácilmente en sus redes por que el enemigo siempre nos quiere ver mal, gracias a mi Dios estoy arrepentido y estoy bien y nada de lo que ustedes digan me importa, que quede claro que son ellas las que nos piden que las carguemos yo solo fui una víctima», indicó en su cuenta de Facebook.

No obstante, aunque se dijo arrepentido, Andrade arremetió contra sus críticos, compartiendo su versión en sus redes sociales:

“En mi defensa quiero aclararle al señor reportero que en ningún momento me moría por besar a mi amiga y además en el video no se ve ningún beso, no sé por qué dice que nos besamos apasionadamente cuando no hubo siquiera un roce en nuestros labios, solo me juzgan y me critican pero nadie se pone en mis zapatos, Dios no quiera y no les pase lo mismo, soy inocente de la burla mediática y que quede claro que voy a defender mi honor y orgullo de hombre hasta el final digan lo que digan”.