Como una de las medidas para la lucha contra la corrupción, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, anunció el año pasado que dejaría de entregarse recursos a 9 mil 582 estancias infantiles en el país, ya que existían actos de corrupción al interior de estas instituciones, sin embargo casi un año de este hecho, solamente se han realizado 48 denuncias al respecto.

Según da a conocer el diario Reforma, de las más de 9 mil estancias que perdieron el apoyo económico del gobierno federal, solo un 0.5% ha tenido denuncias ante la Fiscalía General de la República (FGR) por su posible responsabilidad en el uso de documentos apócrifos para acceder al subsidio económico proporcionado por el gobierno.

A pesar de esto, el 40% de las estancias infantiles (3 mil 872) presentaban quejas por incumplir con una o varias reglas de operación relacionadas con errores menores como no tener vidrios o no contar con la papelería necesaria; mientras que 2 mil 240 estancias no contaban con un expediente por cada menor y de sus padres; también se denunció que 2 mil 409 estancias no tenían personal suficiente para el número de niños.

Con información de La Silla Rota.