En un lugar de Wisconsin, un camión cargado con el sabor del arcoiris  Skittles de volcó dejando por todas partes deliciosos dulces a lo largo del camino, lo curioso del caso era el destino del camión, no era a algún centro para distribuirnos, si no un ganado.

En efecto, este cargamento de Skittles tenía destino a una granja ganadera de vacas, ya que ¡las vacas son alimentadas con dulces!

Por grave que parezca el asunto, dar de comer Skittles a las vacas resulta una buena estrategia para los ganaderos, ya que proveen la misma cantidad de nutrientes por un bajo costo, ya que los estos Skittles son defectuosos de fábrica.

Algo que nos hace pensar ¿Estamos comiendo en arcoiris?

Fuente: FayerWayer