La actividad sísmica de los últimos meses ha provocado que las Cascadas de Agua Azul en el estado de Chiapas, perdieran gran parte del agua que caía por ellas, alertaron la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), la Comisión Nacional de Agua (Conagua) y la Secretaría de Protección Civil (PC).

De acuerdo con las dependencias, el cauce del río Agua Azul, que alimenta a las cascadas, sufrió un desvío en un tramo debido a la actividad sísmica reciente, lo que causó que el agua dejara de correr en el lado donde se formaban las famosas cascadas.

Detallaron que el 85% del agua que se iba por el cauce que formaban las cascadas dejó de fluir sobre ese cauce y ahora sólo el 15% del agua.

Ante esta situación, las autoridades anunciaron acciones de restauración del barrote natural para poder «asegurar el aprovechamiento sustentable de los ecosistemas, a fin de evitar la erosión, degradación de los suelos, mantener y regular el régimen hidrológico».

También con estas acciones se buscará recuperar y restaurar las cuencas hidrológicas que forman parte de las cascadas de Agua Azul.

[Con información de Proceso]