Hasta el momento, el sismo que sacudió el país ha dejado un total de 61 muertes, el estado más afectado fue Oaxaca, con 45 fallecidos; sólo en Juchitán murieron 36 personas. Hubo otros 12 muertos en Chiapas y cuatro más en Tabasco.

Mil 140 escuelas de 12 estados del país resultaron afectadas, seis de ellas quedan en condiciones críticas y otras 30 con daños parciales.

La infraestructura hospitalaria en los estados afectados no tiene daños mayores. Pero en Juchitán colapsó el Hospital General, lo que obligó a reubicar a 85 pacientes a un sitio acondicionado y 12 más que serán trasladados al Hospital Militar de Ixtepec.

No se han reportado afectaciones mayores en la infraestructura de suministro de agua potable, ni siquiera en las regiones más afectadas: la del Istmo de Oaxaca y Chiapas. En el Istmo de Tehuantepec se reporta un centenar de heridos, por lo que la cifra de muertes podría crecer.

Dentro del Plan DN-III, el Ejército, autoridades civiles y voluntarios cooperaron en la remoción de escombros y apoyo a damnificados; se dispuso de albergues y centros de acopio, con el fin de resolver las necesidades básicas de miles de afectados.

Con información de Excélsior.