Dando seguimiento a las instrucciones de la Secretaría de Gobernación y de Salud para contener la propagación de COVID-19 en el país, el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, informó que a partir de este jueves quedan cerradas las playas del estado, con el fin de evitar concentraciones que puedan convertirse en focos de infección.

El mandatario tomó esta medida después de que por varias semanas, se registrara una amplia afluencia en las playas del estado, a pesar de las advertencias de las autoridades santiarias.

«La medida es drástica pero histórica», indicó el gobernador. «Vamos a hacer lo que esté en nuestras manos para evitar contagios», dijo ante la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz en la Novena Región Militar.

El mandatario, además, pidió a los gobernadores de Estado de México, Guanajuato, Morelos, Michoacán y Puebla, su apoyo comunicando a la población que las playas se encuentran cerradas, puesto que gran parte de la afluencia turística proviene de esos estados.