El cáncer ha sido una enfermedad que ha golpeado a la humanidad contundentemente. Año tras año investigadores enfocan sus estudios para dar fin a este fenómeno que arranca vidas de niños hasta de ancianos.

A pesar de ser una enfermedad tratable, es superfluo cualquier tipo de avance en el ámbito cuando ni siquiera se usan los medicamentos en las terapias.

Así fue el caso en Veracruz, donde hospitales donde se realizaban quimioterapias administraron agua destilada a niños con cáncer en lugar del medicamento requerido. Por ello el gobernador de Veracruz, Miguel Ángle Yunes informó que se realizará una investigación para encontrar los responsables de este acto.

“Eso me parece un pecado brutal, un atentado contra la vida de los niños, se está terminando de analizar, y en su momento se presentarán las denuncias”, Así subrayó el mandatario.

Fuente:La Jornada