El pasado 14 de noviembre, alrededor de las 08:30 horas, se registró la fuga de Larry Chávez Palomares, un hombre de 31 años acusado de secuestro y que cumplía una condena de 21 años en el Cereso número 1 de Hermosillo.

La fuga del prisionero consistió en ocultarse en un bote de basura que posteriormente fue extraído por un camión de basura al que no se le aplicó ninguna revisión.

Al respecto, la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, se dijo molesta por lo ocurrido y exigió un castigo para los involucrados.

Señaló que la revisión a los contenedores «se debe hacer siempre» según lo establecido en los reglamentos.

«Soy muy exigente conmigo misma, ahí siempre se había hecho buen trabajo, ¿cómo es posible eso que se escapó en un bote? Me molestó muchísimo», expresó la funcionaria.

[Con información de El Universal]