Una reciente investigación realizada por los científicos del Instituto Español de Investigación de Sida, identificó un mutación que tienen las personas con esta enfermedad que bloquea el la entrada de VIH a las células del sistema inmunitario.

La proteína Siglec-1 es la que facilita la entrada del virus en las células mieloides, la cual afecta los linfocitos T-CD4, a este proceso se le conoce como transinfección. Sin embargo, esta mutación no se presenta frecuentemente, ya que se estima que sólo un 1,3% de la población europea tiene en al menos en una de sus dos copias de 23 cromosomas y aproximadamente en 0.05 % la tiene en las dos. Pero esto permite identificar que hay pacientes infectados que de manera natural, carecen de esta vía de dispersión viral.

Nuria Izquierdo-Useros investigadora de IrsiCaixa dijó a la revista Nature Communications «El estudio de la genética humana y de las personas que carecen de un receptor de manera natural nos puede dar mucha información sobre futuras terapias a desarrollar».

Los investigadores llegaron a la conclusión que esta variante genética confirma la posibilidad de utilizar a Siglec-1 como una posible terapia de nuevos fármacos, ya que su ausencia no tiene ninguna consecuencia clínica en los pacientes.