El lunes 28 de noviembre el equipo brasileño del Chapecoense volaba a Colombia para disputar el partido de la final de la Copa Sudamericana en contra del Atlético Mineiro; sin embargo, el equipo nunca llegó a su destino debido a una de las más grandes tragedias del año.

71 personas fallecieron con la caída del avión, de los sobrevivientes uno perdió una pierna y otro no tenía recuerdos de la tragedia, apenas tres jugadores sobrevivieron.

El mundo se solidarizó ante la tragedia del Chapecoense y sus rivales decidieron cederles el título y nombrarlos campeones de la copa que no alcanzaron a pelear en la final.

Pero la Confederación Brasileña de Fútbol no está contenta con este resultado y han sancionado al club con una multa de 30 mil dólares por no jugar el partido de la final.

El artículo 203 del Código Brasileño de Justicia Deportiva aplica esta sanción y multa a los equipos que deciden no presentarse a disputar sus encuentros oficiales. Además, se le restan dos puntos a cada conjunto de la tabla general de posiciones.

El aspecto técnico de los puntos no supone cambios para el estado de los equipos, ya que Mineiro estaba clasificado a la Copa Libertadores.

La medida tomada por la Confederación ha causado polémica y repudio en su contra por la falta de sensibilidad y por lo absurdo de la decisión.

Fuente: Infobae.