Luego de la denuncia presentada por la militante Cristina del Llano; el Tribunal Electoral del Estado de Querétaro, resolvió que el dirigente estatal de está partido, Paul Ospital Carrera y el aspirante a alcaldía de Corregidora, Héctor González Flores, son responsables de violencia politica de género.

La también integrante del Consejo Político Estatal, se quejó de supuestos actos de violencia política en razón de género en su perjuicio, derivados de reuniones sostenidas con el dirigente estatal del Instituto Reyes Heroles filial Querétaro, así como con el presidente del Comité Directivo Estatal del PRI en Querétaro. Y señaló que dichos actos obstaculizaron su derecho a acceder a un cargo partidista, específicamente al Comité Municipal del PRI en Corregidora.

«La violencia verbal y simbólica derivada de una publicación en la red social Twitter y del testimonio de la denunciante».

De igual manera, el TEEQ concluyó que la propia designación de las personas titulares del Comité Municipal del PRI en Corregidora presenta irregularidades, al quedar acreditado que se omitió verificar el cumplimiento de los estatutos del partido.

Ante esto, se impuso una sanción económica a uno de los responsables, y una amonestación pública y una medida de apremio consistente en un arresto de 20 horas a otro de ellos, además de presentar una disculpa pública a la denunciante y ser agregados al Registro Nacional de Personas Sancionadas en Materia de Violencia Política Contra las Mujeres en Razón de Género».

Recientemente, el PRI a nivel nacional, hizo una reforma a sus Estatutos, en la que se señala que no podrá ser candidato o candidata, aquella persona acusada o sancionada por razón de violencia de género.