El día martes San Francisco, California, interpuso una demanda contra el decreto presidencial el cual ordena retirar los fondos a las «ciudades santuario» y que hacer esto viola la Décima Enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

Este es el primer desafío judicial presentado ante los tribunales por una de las ciudades afectadas con la orden ejecutiva que el presidente Donald Trump firmó el pasado miércoles 25 de enero en una ceremonia celebrada en el Departamento de Seguridad Nacional.

Aquel día el magnate ordenó en el decreto retener los fondos destinados a ciudades que adoptaron políticas de “santuario” con inmigrantes sin documentos, y otro más por el que destina financiamiento federal para comenzar la construcción de un muro fronterizo con México, con el objetivo de frenar el flujo de indocumentados.

El texto de la denuncia indica que la orden viola la Décima Enmienda de la Constitución, que afirma que los poderes no garantizados al gobierno federal deben recaer en los estados. “En una flagrante indiferencia ante la ley, el presidente de Estados Unidos busca coaccionar a las autoridades locales para que abandonen las denominadas leyes y políticas de ‘ciudad santuario’”, esto es lo que indica la acusación que fue presentada en la corte federal de San Francisco, después de que Trump prometió que arrasaría con esas urbes y entidades, que son alrededor de 300 en todo el país.