Un fallo en la batería provocó que desde el año pasado se retirara del mercado cerca de 3 millones de Galaxy Note 7 al ser un riesgo para los usuarios al explotar o incendiarse de manera espontánea. Las pérdidas que la compañía surcoreana fueron considerables, y ahora quiere recuperar algo de ellas, es por eso que Samsung planea vender los teléfonos recuperados como una ‘edición especial’.

De acuerdo con el diario Wall Street Journal, Samsung tiene en mente poner a la venta los teléfonos, ya reparados, bajo el nombre de ‘Fandom Edition’, para aquellos que quieran poseer uno de los polémicos teléfonos explosivos, aunque ya con la batería reparada y la garantía de que esta vez son perfectamente seguros.

El primer país en donde saldrá a la venta será Corea del Sur, el 7 de julio a un precio de 615 dólares (poco más de mil pesos mexicanos), toda una ganga por un pedazo de historia moderna.

Fuente: Gizmodo