Si eres el dueño de uno de los polémicos Samsung Galaxy Note 7 y no lo has devuelto a la empresa surcoreana, en los próximos días tu teléfono se convertirá en un bonito pisapapeles.

Según anunció la propia Samsung, antes de que termine el mes de marzo habrá inutilizado por completo todos los teléfonos que no hayan sido devueltos tras el escándalo de las baterías explosivas.

Esta declaración la ha hecho la empresa surcoreana, la cual señaló que ‘matará’ a todos sus dispositivos pues tienen un riesgo considerable de incendio y detonación.

Para ‘matar’ a sus teléfonos, Samsung lanzará una actualización forzosa que se instalará automáticamente en los teléfonos y que impedirá que éstos se vuelvan a cargar.

Esta actualización no pedirá permiso al usuario y se instalará sin previo aviso para poner fin al escándalo de los teléfonos explosivos.

Fuente: Gizmodo