Cedella Roman es una joven francesa de 19 años que viajó a Canadá para visitar a su familia, una mañana salió a correr en la costa como parte de su rutina, de pronto se detuvo a tomar una foto del paisaje y en ese momento un par de agentes fronterizos de Estados Unidos se acercaron a ella para detenerla.

Como es lógico, cuando Roman salió a correr no llevó consigo su identificación o sus permisos de viaje, motivo por el que se implementó la política de ‘Cero Tolerancia’ y se procedió a su arresto.

Según los agentes, la cámara de seguridad de la frontera de Estados Unidos captó a la joven atravesando ilegalmente la frontera y aunque la joven les explicó que se trataba de un accidente, los oficiales la arrestaron.

Roman fue trasladada entonces a un centro de detención en Tacoma, Washington, a más de 200 kilómetros de su casa, dónde finalmente se pudo contactar con su familia para aclarar la situación.

Pero aunque su familia se trasladó a Washington con los documentos de Roman, pasaron dos semanas antes de que la joven fuera liberada.

De acuerdo con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas en Estados Unidos (ICE), «cualquier persona que entra a Estados Unidos sin pasar por un puerto de entrada oficial y sin ser inspeccionada ha cruzado la frontera ilegalmente.

[Con información de Gizmodo]