El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) desde su creación trajo consigo un futuro compartido y con esto una estable y próspera región comercial y eliminarlo sería un retroceso tanto para México como para Estados Unidos, esto lo dijo el ex presidente de México, Carlos Salinas de Gortari.

Asimismo, Salinas de Gortari, afirma que la competitividad es la vía de promoción del bienestar, y que esta no se logra con gestos paternalistas hacia los trabajadores, ataques autocráticos sobre empresas o repudiando socios vitales en el comercio internacional.

El ex mandatario mexicano dio su opinión y su postura acerca del TLC en el blog sobre América Latina y el Caribe de la London School of Economics and Political Science. Afirmando que el TLCAN es la solución y no el problema, recordando que antes de la década de 1990 el libre comercio tenía poco sentido regional, pero la situación cambió tras la caída del muro de Berlín en 1989.

Fue una época en que «cuando los hechos cambian, yo cambio mi mente y ¿usted qué hace?» dijo en recuerdo del economista británico John Maynard Keynes, para agregar que México y Estados Unidos iniciaron entonces negociaciones con un grado de madurez sin precedente.

El documento fue negociado por los gobiernos de Salinas de Gortari y George Bush (padre), así como del entonces primer ministro canadiense Brian Mulroney. Entrando en vigor el 1 de enero de 1994. Una fotografía de la firma del documento acompaña la contribución del ex mandatario mexicano al blog de la LSE que lo publica.

Y alertó a todos que «la muerte del TLCAN» como lo han pedido algunos, destruiría millones de trabajos estadunidenses y muchos más en México, ya que esto causaría alto desempleo y generaría tal migración que ningún muro podrá detenerla.

Eliminar el TLCAN generaría nuevas tensiones, ansiedades y costos, con inflación sin control. El esfuerzo que demandarían esos evitables problemas, sería mejor usado en crear empleos en ambas naciones, advierte también. Los retos entre ambos países se deben de superar de una manera fluida, civilizada y madura, concluye.