Cuando Martín Orozco, gobernador de Aguascalientes, fue cuestionado sobre la atención médica en el estado al no haberse adherido al Insabi, su respuesta fue «a la chingada pacientes que no son de Aguascalientes», y esta orden ha sido seguida al pie de la letra en el estado.

Juan Carlos Aguayo, un joven de 19 años, llegó al hospital Hidalgo con un fuerte dolor abdominal, por lo que fue internado para hacerle algunos exámenes, sin embargo, unos minutos después, personal del hospital llegó a la habitación y lo desalojó, ¿el motivo? Él no había nacido en Aguascalientes.

Aunque su familia es originaria de Jalisco, han vivido en Aguascalientes desde hace dos años, Juan Carlos fue tratado como ‘foráneo’ y se le negó el tratamiento médico por ese mismo motivo, según el médico que los desalojó, se trataba de ‘ordenes del gobernador’. Al ocurrir esto, la familia de Juan Carlos lo llevó a otro hospital público, dónde sí fue atendido, sin embargo, aquí le dieron un diagnóstico equivocado.

Tres días después de ser diagnosticado, el dolor persistía y finalmente Juan Carlos fue llevado a un hospital privado, dónde le diagnosticaron un absceso hepático y tuvieron que pagar 10 mil pesos para atenderlo.

Con información de Nación 321.