La Fundación Vida Silvestre denunció que un delfín bebé se acercó a un turista en Santa Teresita, Buenos Aires, Argentina, y este lo sacó del agua para tomarse una fotografía con él.

Decenas de turistas imitaron la acción reprobable del turista, por lo que el delfín murió deshidratado.

Normalmente los delfines mueren por ataques de orcas o tiburones, pero esta vez fue causado por la imprudencia de uno, que llevó a la imprudencia de muchos otros.

La fundación expresó en un comunicado que “La ocasión sirve para informar a la población sobre la necesidad urgente de devolver a estos delfines al mar ante el encuentro con uno en la orilla. Es fundamental que las personas ayuden al rescate de estos animales, porque cada vida cuenta”.

Hasta el momento, el responsable de este hecho no ha recibido ninguna sanción por parte de las autoridades y este caso ha causado mucha indignación en redes sociales.

 

images-1