En menos de 15 días, los delincuentes volvieron a hacer de las suyas en la colonia Candiles, en el municipio de Corregidora, Querétaro.

Ahora tocó la mala fortuna a una clínica dental ubicada en la avenida principal que lleva el nombre de la colonia casi esquina con Camino Real.

A decir de los testigos, los delincuentes, dos, entraron amenazando con armas de fuego a las empleadas a las que sometieron y quitaron el efectivo que había en el lugar.

Las víctimas fueron amarradas por los ladrones quienes además las encerraron en una pequeña bodega del establecimiento.

Cuando pudieron desatarse llamaron al servicio de emergencia, que ya no pudo dar con los delincuentes.

Esta zona se ha convertido en una de las favoritas de los amantes de lo ajeno, quienes han logrado perpetrar al menos 10 robos en los últimos dos meses sin que las autoridades logren detenerlos.