Japón fue víctima de un fuerte ciberataque en el que crackers realizaron el robo de 58 mil millones de yenes (530 millones de dólares) en criptomonedas denominadas NEM.

De acuerdo con los medios locales, tras el ataque se suspendió la venta y retiros de la moneda virtual así como de otras criptomonedas.

En rueda de prensa, el presidente del mercado Coincheck ofreció disculpas y dijo que la compañía podría solicitar ayuda financiera.

Detalló que el mercado de valores detectó un acceso no autorizado a su sistema la mañana del viernes, tras lo cual se realizó el robo de la criptomoneda.

Este robo virtual se convierte en el más grande de la historia de Japón luego, superando el de 2014 cuando se reportó la pérdida de 48 mil millones de yenes en un ataque a la bolsa japonesa Mt. Gox Bitcoin.

[Con información de Excelsior]