Cada vez falta menos para el 1 de junio, fecha en la que entrará en vigor el Semáforo de Salud y en la que Querétaro podría avanzar hacia la ‘nueva normalidad’ si todo sale bien. Es por esto que cientos de restaurantes ya se están preparando para volver a abrir sus puertas, eso sí, respetando las medidas de sano distanciamiento.

El presidente de la Canirac en Querétaro, Luis Octavio Mata Rivera, anunció que si el gobierno estatal da el permiso para hacerlo, los restauranteros están listos para volver a operar a partir del 1 de junio, y aunque lo harán con diversos protocolos de seguridad, todos están ansiosos por volver a trabajar.

La emoción está justificada, de acuerdo con el funcionario, después de dos meses cerrados, existe un riesgo latente de quiebra para los más de 600 afiliados a la cámara en el Estado.

Cuando los restaurantes vuelvan a abrir, lo harán según los estándares de la ‘nueva normalidad’; en los negocios grandes reduciendo el aforo en un 50% y contando con una distancia de al menos dos metros entre los comensales; y en el caso de los negocios más pequeños, ocupando solo un 30% del espacio y reduciendo la distancia en 1.5 metros.

Entre otras medidas, también señaló que como parte de la ‘nueva normalidad’ la relación entre los meseros y comensales será diferente, la preparación de los alimentos también cambiará e incluso se prevé la desaparición de las cartas físicas en los negocios, sustituyéndolo por menús virtuales que se puedan leer desde un smartphone, entre otras soluciones posibles.

De igual manera, aseguró que se reforzarán las medidas de higiene en los restaurantes al volver obligatorio el uso de cubrebocas, gel antibacterial y la sanitización de los espacio. También se contempla la instalación de barras de acrílico transparentes para separar las mesas y el uso de túneles sanitizadores.

Con información de Rotativo.