En el restaurante japonés Gold Curry existe un reto que hasta ahora nadie ha podido completar: comerse un enorme plato de curry en menos de una hora.

En este restaurante hay varios retos de comida, pero ninguno es tan intenso como aquél que ofrece una recompensa de 900 dólares y que consiste en acabarse un plato de 10 kilos de curry en menos de una hora.

Si el participante logra acabarse la comida en menos de una hora se lleva el premio, si no, tiene que pagar el precio total del platillo: 78 dólares.

Cabe mencionar que este platillo no es exclusivo para el desafío, puedes pedirlo normalmente en el restaurante y resulta perfecto para una cena en familia o con varios amigos.

El restaurante ofrece además otros retos como comer gratis un plato de 2 kilos, con valor de 18 dólares, en caso de que el cliente lo devore en menos de 15 minutos o uno de 4 kilos y un valor de 31 dólares en media hora.

Fuente: Infobae