A partir de este miércoles 1 de agosto entrará en vigor en Querétaro la ley que prohíbe el uso de bolsas de plástico, una medida polémica que ha sido aplaudida por algunos y criticada por otros, pero sobre todo, que ha generado muchas dudas entre la ciudadanía. Aquí te respondemos algunas de las dudas más comunes que se han presentado en las últimas semanas:

¿Por qué se prohíben las bolsas de plástico?

Diariamente en el municipio se entregan alrededor de dos millones de bolsas de este tipo, la mayoría de las cuales solo se utiliza una o dos veces antes de ser deshechada. Al prohibirlas se beneficia al medio ambiente y además se genera conciencia sobre la gran cantidad de desperdicios que se generan.

¿Todas las bolsas están prohibidas?

No. Las únicas bolsas que están prohibidas son las bolsas de plástico de asa derivadas del petróleo, es decir, las bolsas pequeñas para transportar azúcar u objetos pequeños siguen siendo completamente legales.

Ocupo esas bolsas de plástico, ¿cómo puedo conseguir más?

Si bien está prohibido que los comerciantes y establecimientos entreguen estas bolsas de plástico, los ciudadanos pueden seguir comprándolas por paquetes en tiendas y negocios.

¿Puedo usar mis propias bolsas?

Por supuesto, la idea detrás de esta ley es evitar el desperdicio y fomentar el reciclaje, así que si tienes bolsas de tela, plástico resistente o papel, no dudes en usarlas.

¿Los negocios están obligados a darme una bolsa?

No. Las medidas que se tomen tras la entrada de este ley dependerán de cada negocio, si ellos optan por dar a sus clientes bolsas de papel o de otros materiales, eso es decisión de cada comerciante.

¿De cuánto será la multa por dar bolsas de plástico?

La idea del proyecto no es sancionar a los comerciantes, sin embargo, si a pesar de ello se utilizan las bolsas, las autoridades tomarán diferentes medidas. En un primer caso se pedirá a los comerciantes dejar de hacerlo. En la segunda se decomisarán las bolsas. En la tercera se le aplicará una multa económica, al igual que en una cuarta llamada de atención. Pero en caso de romper la regla una quinta vez, el establecimiento ya no podrá renovar su licencia de funcionamiento.