Tras cuatro meses consecutivos de reducción de contagios en México, la pandemia de Covid-19 vuelve a repuntar en varias zonas del país, lo que ha encendido las alarmas ante una posible y temida tercera ola pese al avance en la vacunación.

México es el cuarto país del mundo con más muertos, con 231,500 decesos y casi 2.5 millones de contagios oficiales, por detrás de Estados Unidos, Brasil, y la India, pero respiraba con cierta tranquilidad hasta ahora.

Las autoridades sanitarias detectaron durante la última semana un aumento promedio del 9% en la transmisión del virus, y prevén cerrar esta semana con un incremento mayor al 15 %, rompiendo definitivamente la racha de descenso de la enfermedad.

El repunte de Covid-19 comenzó semanas atrás en los turísticos estados de Yucatán, Quintana Roo y Baja California Sur, con apenas restricciones para el turismo. Dicho repunte se ha extendido a otras regiones como Sinaloa, Tamaulipas, Sonora y Tabasco.




A pesar de los datos, el presidente Andrés Manuel López Obrador minimizó este miércoles la situación durante su rueda de prensa en Palacio Nacional:

“Ahora que hay un repunte en varios estados, los revisamos. Hay en el caso de Sonora un repunte de contagios, pero vamos a decir, no alarmante y todavía no se refleja en el número de fallecidos”.




E igualmente, no dio mayor importancia a los casos trascendidos en la prensa de algunos fallecidos con al menos una dosis de la vacuna, pues consideró que es un asunto “prácticamente inexistente”.

Mientras que el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, estimó que México cerrará la semana con un incremento entre el 15% y el 18% de contagios.

“Esto podría representar un cambio en la tendencia de la epidemia o podría no representarlo” expresó el subsecretario. Evitó hablar de tercera ola e hizo un llamado a la ciudadanía a “seguir observando la medida de precaución” como evitar las congregaciones en espacios públicos.




El desconcierto por los repuntes se ha reflejado de una forma muy evidente en Ciudad de México, que había sido foco rojo de la pandemia durante meses. Claudia Sheinbaum, anunció el viernes pasado que la ciudad permanecería una semana más en color verde del Semáforo Covid-19, la fase de menor riesgo de contagios, pero horas después el Gobierno federal la contradijo y elevó el riesgo de la megalópolis al semáforo amarillo, de riesgo medio.

El cambio de fase impactó directamente a las familias porque se cerraron los colegios que apenas habían reabierto el 7 de junio tras más de un año clausurados.

Ante la confusión, el Gobierno capitalino informó que el cambio de fase se debió tan solo a la variación de un punto en el indicador que calcula el semáforo. Pero no se ahorró criticas de quienes creen que el efímero semáforo verde fue una medida electoralista por los comicios intermedios de hace dos semanas.




¿Quieres que tu negocio aparezca en nuestras recomendaciones? Mándanos un WhatsApp dando click aquí https://wa.me/message/FB2J654SP2IWJ1