Durante la primera quincena de febrero se reportó un alza quincenal de 0.12 por ciento, con lo que la tasa de inflación anual fue de 3.52 por ciento, la más alta desde la segunda quincena de julio de 2019, informó el Instituo Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), esta alza quincenal en los precios se debió a incrementos en las cotizaciones del tomate verde, huevo, vivienda propia, servicios en loncherías, fondas, plátanos, otras frutas, universidad, frijol; restaurantes y similares; torterías y taquerías y camisas y playeras para hombre.

Por otro lado, la inflación se vio contrarrestada por disminuciones en los precios del jitomate, gasolina Magna, cebolla, gas doméstico LP, gasolina Premium, chile poblano, calabacita, computadoras, ejotes y naranja.

Con información de Milenio.