El pasado 29 de julio, un menor de seis años perdió el brazo luego de meter la mano en una lavadora. Minutos después llegó al lugar una ambulancia que trasladó al menor y la extremidad amputada al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Monterrey, Nuevo León.

Después de una intervención quirúrgica de cerca de 10 horas, los especialistas del Hospital de Traumatología y Ortopedia No. 21 lograron reimplantar el brazo al niño.

De momento, un equipo multidisciplinario vigila permanentemente al niño para que cumpla de manera estricta el tratamiento post-operatorio y atender eventualidades de manera oportuna, con el objetivo de evitar los riesgos del rechazo.

[Con información de Excélsior]