A la mitad de la carretera se podían ver dos autos destrozados, así como cervezas tiradas en el lugar del siniestro, todo esto con intención de demostrar la mortal combinación de manejar con imprudencia, a exceso de velocidad y después de consumir alcohol.

Ese crudo escenario es también la forma en que el ayuntamiento de Colón busca hacer conciencia a los paseantes de Semana Santa sobre la importancia de conducir con precaución, para evitar que el recorrido por carretera se vuelva en su último viaje.

Por su parte, Claudia Díaz, perteneciente a la Secretaría de Seguridad Pública de Colón, explicó que la campaña arrancó el jueves y se extenderá hasta el domingo, con el propósito de llegar a la mayor cantidad de ciudadanos posibles.

“Estamos exactamente ubicados en Ajuchitlán, implementamos este programa, precisamente, por las visitas que estamos teniendo por la fiesta de Soriano… si van a hablar por teléfono, no (deben) conducir y (sí deben) usar el cinturón de seguridad y respetar los lineamientos”.