El partido que se llevó a cabo en el Estadio Azteca la noche de ayer, significó detener la sequía de cerca de 11 años donde la NFL (National Football League) no visitaba México y lo hizo de una manera increíble, con un partido de Monday Night Football, uno de los más importantes y que tiene mayor difusión en todo el mundo.

El ambiente estaba puesto desde hace días en el Fan Fest celebrado en Chapultepec, con los miles de aficionados que se dieron cita para conocer a algunos de los jugadores y entrenadores más emblemáticos de la NFL.

Fueron días de espera y de expectación, donde todos esperaban ese momento donde alguno de los equipos diera la patada inicial que comenzaría la fiesta en el Estadio Azteca. La hora llegó, se entonaron los himnos nacionales de ambos países, primero el estadounidense a cargo de la rapera con herencia hispana Becky G, el himno mexicano fue interpretado por Julión Alvarez donde las lagrimas y los escalofríos estaban a flor de piel.

Una vez terminado el protocolo, el equipo de los Raiders, que vestía su tradicional uniforme negro y plata dio la patada de salida de mano de Janikowski, comenzando el partido ante miles de ojos en el estadio y millones de aficionados alrededor del mundo.

Raiders vs Texans

Comenzó el partido con la ofensiva de los Texans, quienes se encargaron de poner los tres primeros puntos en el marcador con un gol de campo de 33 yardas a cargo de Nick Novak. Comenzó la ofensiva de los Raiders, que durante todo el partido tuvieron problemas para establecer el juego terrestre el cual es parte fundamental de su esquema de ataque, esto debido a la intensidad con la que estaba jugando la defensiva de los Texans que no les permitía mucho.

Así se fue el primer cuarto, como agua, entre los golpes y las emociones, con unos Raiders que se encontraban cerca de anotar sus primeros puntos en el partido; comenzando el segundo cuarto Derek Carr conectó con su corredor Jalen Richard para los primeros 6 puntos de Oakland que después de la exitosa patada de Janikowski se irían arriba en el marcador por 4 puntos, 7 – 3.

Janikowski reanudó el partido con una patada que Ervin no pudo controlar devolviendo el balón a los Raiders que solo sacarían tres puntos de aquella pifia del jugador texano.

El partido comenzó a tomar tintes de que sería un gran partido con ambas escuadras buscando la victoria ya que los mantendría en la cima de sus respectivas divisiones, el juego en la trinchera era fuerte y los golpes fuertes estaban al 2 x 1.

El partido terminó empatado al medio tiempo 10 – 10, con un espectáculo de medio tiempo a cargo de una banda de estudiantes que dieron color y ambiente a un estadio azteca que descansaba de tantas emociones durante los primeros 30 minutos.

Raiders vs Texans

Como el folclor mexicano no se pierde y la Raider Nation era mayoría en el Coloso de Santa Úrsula, cada vez que el pateador del equipo de los Texans, Nick Novak, realizaba una patada se escuchaba el ya típico grito que le ha costado a la Selección Mexicana de Fútbol varias multas a la FIFA, «Ehhhhh P**o», así como un láser que también se ve en los partidos de la Selección Mexicana el cual molestaba y apuntaba a los jugadores de los Texans.

El partido siguió su curso y por un momento parecía que los Texans iban a ganar el partido en la Ciudad de México cuando se fueron arriba por 7, con un acarreo de Lamar Miller; los Raiders responderían con 3 puntos; casi al inició del cuarto cuarto los Texans conectaron un gol de campo poniéndose 7 arriba nuevamente con un marcador de 20 – 13.

Sin embargo, la felicidad les duraría poco ya que en la primera jugada después de la patada de despeje, Derek Carr conectó con Jamize Olawale quien se escapó 75 yardas para empatar el partido. Los Texans recibieron el balón e iban formando una buena ofensiva que parecía iba a terminar en puntos, pero una polémica jugada donde el corredor Hunt parecía haber cruzado la virtual línea que le daba la primera oportunidad al equipo de los Texans, fue juzgada por las cebras (árbitros) al revés por lo que los Raiders recuperaban el balón y tenían la posibilidad de ganar el partido con 4:51 por jugar.

A pesar de que el Coach de los Texans retó la jugada para conseguir la primera oportunidad los árbitros con ayuda de los Directivos de la Liga que se encuentran en Nueva York, no cambiaron su decisión dejando el balón a los Raiders quienes no desaprovecharían la oportunidad y de la mano de Amari Cooper anotaron un touchdown que los ponía arriba por 7, 27 – 20.

Raiders vs Texans

Houston obtuvo el balón con 4:36 por jugar, sin embargo no lograron el primero y diez por lo cual despejaron, el Coach confiaba en su defensa pero al final no fructificó, ya que los Raiders consiguieron dos primeras oportunidades que les abrió las puertas para llevarse la victoria y ponerse con un récord de 8 – 2, quedándose en solitario en su división.

Y así se fue el partido, tan rápido que no pudimos darnos cuenta de lo poco que duró, sin embargo, las emociones y el recuerdo de un gran partido quedan marcados en la memoria de todos los aficionados del deporte de las tacleadas, con un partido que se suma a los anteriores que se jugaron en Tierras Aztecas, siendo este el mejor de todos ellos.

Agradecemos a la NFL el haberse animado a venir a México, el segundo país con mayor afición a esta liga, claro, después de Estados Unidos y esperamos que ese contrato que nos regalaría otros dos partidos uno en el 2017 y otro en el 2018 se hagan realidad, para que todos los fans mexicanos puedan disfrutar de estos partidos y todo lo que conlleva.

Texans vs Raiders