La pregunta es obvia. Luis Bernardo Nava pedirá licencia en marzo para contender por su partido –en reelección- por la presidencia municipal de Querétaro y deberá dejar un sustituto, por lo menos noventa días antes de la elección.

A diferencia de otras administraciones en donde el alcalde se ausenta, la suya es la que genera más dudas por la composición de los regidores y síndicos de su partido.

Partamos del hecho de que será un panista el que lo sustituya. Tres son cercanos o fueron cercanos al proyecto de Marcos Aguilar: Juanita Elías, Ana Colunga y Héctor Julio García. Por tal tazón, están descartados.

También estaría descartada la síndico Dulce Ventura, que será candidata a diputada local por el primer distrito.

Quedaría Claudio Sinecio, pero cercano a Ricardo Anaya, Connie Reséndiz, María Pelaggio y el síndico, Miguel Parrodi.

Parrodi pareciera ser el natural por su cercanía y lealtad con Nava y por ser el más preparado en las cuestiones municipales, pero la decisión –dicen- todavía no se ha tomado.