Dentro de cuatro años a partir de este 2017 Querétaro sufrirá una crisis de desabasto de agua, reconoció el vocal ejecutivo de la Comisión Estatal de Aguas, Enrique Abedrop.

De acuerdo con el funcionario, a pesar del buen funcionamiento del Acueducto II, el crecimiento en la población queretana supone un problema que en los próximos años podría provocar una crisis de agua.

Abedrop detalló que en 2025 se espera que haya cinco mil 100 metros cúbicos de agua por habitante y en el 2050, mil 700 metros cúbicos por habitante, es decir, que se sufra de una crisis de agua; sin embargo, esto es algo que ya ocurre desde Tequisquiapan hasta la zona metropolitana, dónde se tienen mil 500 metros cúbicos de agua por habitante.

«Tenemos poca agua, pero somos de los que más crecemos, para los próximos años esperamos que en 2060 nos hacinemos y no haya agua suficiente, pues el 90 por ciento de la población estará concentrada ahí», subrayó el funcionario.

Agregó que ya se están tomando algunas medidas para evitar una crisis, por ejemplo, enfatizó que en Querétaro existen 287 fuentes de abastecimiento y hasta el año pasado 186 no se medían; pero para finales de este año se tendrán todas medidas.